lunes, 17 de noviembre de 2014

PONERLE MAS PESO A LA FELICIDAD

Buenas tardes...noches...o...

Estoy con pérdida de la noción del tiempo desde hace unos días porque hoy es mi saliente tras 3 noches seguidas con un doblaje la primera y es que esto de las noches...en fin...las noches son para dormir, aquí y en el resto del planeta, te descuadran los bioritmos de una manera exagerada...las horas de sueño, las comidas, la vida personal...un despropósito...

La cuestión es que hoy he decidido dormir poco, para poder dormir agusto esta noche he intentar volver a la normalidad hasta la próxima noche...ayss!!!

Bueno yo pasaba por aquí a contaros que nada más levantarme de mi minisiesta de hoy me he puesto a ver el programa este del "Sofá en medio de la calle", si vamos el del Risto que entrevista a distintas personas, sé que se llama "viajando con Chester" pero es que a mi me gusta eso del sofá en medio de la nada, por otra parte quiero destacar que los sofás son geniales y de las mejores cosas del programa es lo de que se subasten y ese dinero se done para ayudar a gente que lo necesita o para apoyar causas más que justificadas de las que en este país poca gente se da cuenta, porque no salen en las noticias, porque en ellas solo salen lo que les interesa a los de arriba, si esos que siguen mirando únicamente sus ombligos llenos de pelusas.

Bueno el caso que he visto la entrevista que le ha hecho a María Belón, una de las españolas supervivientes del tsunami de 2004, en cuya familia se basa la película de "Lo imposible".

Recuerdo que cuando vi la película, me pareció un dramón lleno de efectos especiales y como dice Risto, muy peliculera, y aunque la pelicula te deja con una sensación rara, de incredulidad, de pensar: "Joder que Suerte...que todos vivan después de todo lo que pasan y que todos se reeencuentren de esa manera tan bonita"
Pues hoy he cambiado mi pensamiento, al escuchar la entrevista de esta mujer, y eso que cuenta las cosas ... no sé como salteadas, como sin querer contarlas...como lo que ha pasado, vamos consecuencia de pasar un gran trauma con final increíble y es que aunque no se exprese de la mejor forma posible, no sé si yo estoy hoy muy moñas, que puede ser, porque se junta un poco todo por esto de estar de saliente...pero son de estas cosas que te hacen pensar de más, que te hacen ponerte en esa situación, pensar que tienes todo aunque siempre desees más, pero lo verdaderamente importante es seguir sumando días al lado de los más importantes; de tu gente de los que te quieren de verdad...

Me quedo con dos partes de la entrevista...la primera cuando dice que, cuando viene la ola vé a una señora coger su toalla y correr en dirección contraria y piensa eso de: "que absurdos somos los humanos" y yo digo; "Y tanto...perder una toalla, perder algo material no tiene ningún significado cuando estas a un segundo de perder la vida, pero aun así vivimos con esa conciencia de lo importante es lo que es nuestro y que no nos lo quiten por nada del mundo"

Y por último me quedo con la pregunta que le hace Risto al final...que os la dejo para vosotros: 

"¿Crees que el dolor se acumula y la felicidad no? 

Yo creo que esto es cuestión de peso...el dolor pesa más que la felicidad, por eso se va al fondo y se acumula antes y la felicidad flota, pero creo que esto es saber como hacerlo, todos sabemos hacer que algo que flota se vaya al fondo y sacar las cosas del fondo para limpiarlo y que las cosas importantes ocupen ese lugar, así que esta es la tarea a partir de hoy. Os dejo reflexionando.

Os recomiendo que busquéis la entrevista y luego veáis la película.

Yo como siempre espero que os haya gustado y me quedo "Haciendo cuentas" de lo importante:







1 comentario:

El Hector Feliz dijo...

Hola Rocío, que tal te va?
Pues nada fácil de meditar la respuesta, pero no es para demorar dos años en ella, así que trataré de compartir lo más claro que pueda mis reflexiones.
Pienso que el dolor se acumula más que la felicidad solo por instinto de supervivencia y permanencia, es un medio de defensa recordar experiencias dolorosas a fin de evitarlas o disminuir el riesgo de sufrirlas nuevamente. Y la felicidad es un estado óptimo que nos relaja y nos hace caer en un tipo de aislamiento anímico, físico y mental y nos perturba la conciencia del tiempo. Es por ello que los momentos felices se nos hacen cortos y los dolorosos interminables
El caso de María Belón, es para flipar y no es de sorprender que se emocione hasta las lágrimas recordando la experiencia y lo mismo será dentro de veinte años, pues no es para menos.
Lo de la señora que coge la toalla de ninguna manera me parece ridículo, según enjuicia la misma María en la entrevista. Creo lo hace en un afán de asirse a la realidad o a algo material en la vorágine, el caos y la sensación de vivir la más horrible de las pesadillas.
Al final de todo esto María ha tenido la suerte de contarlo y de revalorar su vida y a los suyos y pasado el dolor de la tragedia que no así su recuerdo, se le ve feliz.
Me gusta tu concepto de que el dolor pesa más que la felicidad y que se va al fondo, algo parecido debió pensar Francisco Luis Bernárdez, argentino de nacimiento pero de padres españoles al escribir este soneto:
Si para recobrar lo recobrado

Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
por lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado

Un saludo.